Un modo simple y práctico de reducir consumos en cocción con las “Olla

Son utilizadas para completar la cocción de alimento y ahorrar energía, utilizando el calor contenido en el propio alimento. La técnica del calor retenido para cocinar consiste en aprovechar el calor acumulado en los alimentos durante una primera parte de la cocción y luego, en un recipiente aislado térmicamente y finalizar su elaboración sin más gasto energético. Este sistema se puede utilizar cuando se requiera realizar una cocción en base húmeda, como en la cocción de arroz, fideos, guisos, verduras hervidas o anafe, el proceso se puede dividir en dos etapas: la primera etapa consiste en llevar la olla a hervor que, en general, toma de 10 a 30 minutos, y la segunda etapa, en la que se realiza la cocción de los alimentos que dura entre 0,5 a 3 horas.

Los tiempos dependen de la masa de la olla, la potencia del anafe y el tipo de alimento en el proceso de preparación. En la segunda etapa, que es la más larga, la función de la hornalla es entregar calor a la olla para compensar las pérdidas de calor por convección, conducción, evaporación y radiación.

Con el uso de una olla térmica u olla bruja se puede eliminar el consumo de energía en la segunda etapa del proceso de cocción. Las ollas brujas pueden realizarse con distintos materiales, pero todos se caracterizan por la capacidad aislante de la envoltura. La variación de temperatura en el interior de una olla expuesta a la temperatura ambiente “en aire” y en el interior contiene entre 4,5 l y 2 l. La inercia térmica de la olla aumenta con la masa. Según la masa de los alimentos y olla bruja utilizada, este tiempo varía entre una y tres horas. La llamada cocción con calor retenido recibió mucha atención a principios del siglo XX.

Es fácil comprobar que se puede completar la cocción incorporando los fideos en un 1,5 a 2 l de agua hirviendo y una vez que el agua vuelve a entrar en ebullición, apagar la hornalla. Con el calor residual, la cocción de los fideos se completa en 10 a 15 minutos (resolviendo 2 a 3 veces para evitar que se pegue la pasta), así se logra un doble ahorro de energía: al hervir menos agua y al usar el calor residual para completar la cocción. En este caso el ahorro puede ser superior al 50%, aún sin necesidad de usar ollas térmicas, es decir con una olla común y corriente.

Una ventaja adicional de estas ollas es que puede combinarse muy bien con las cocinas solares, adecuada para regiones áridas o semiáridas como la puna o la región andina. La olla bruja posibilita que los usuarios de cocinas solares puedan usarlas para preparar sus comidas al mediodía para tenerlas listas y caliente en la noche.

Olla calentadora de sopas – Olla bruja:

Mantiene las sopas y salsas a una temperatura lista para servir. Fácil de limpiar y transportar.

  • Graduación de temperatura, 400wh-110v
  • Cubierta de acero esmaltado
  • Olla interior y tapa abatible en acero inoxidable
  • Peso neto: 4.8 Kg

En nuestra página web www.inventtogroup.com puede conocer todas las características de nuestra olla térmica u “olla bruja” que te brindará grandes beneficios en tu negocio. Además de otras líneas de productos que te servirán, junto con una asesoría completa para tu proyecto.

¡Contáctanos!

Dejar un comentario

Nombre .
.
Mensaje .

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Servicio Técnico


Diseño de proyectos